domingo, 1 de septiembre de 2013

APARICIÓN EN PRENSA: EL NEGOCIO QUE NUNCA SE MARCHITA





"Muy bohemia", así definen a la floristería Soportales 8 muchos de los que se dejan caer por este pequeño espacio en el que la familia Martínez Fariña lleva tres décadas recibiendo con una sonrisa a cada persona que se decide a atravesar el umbral de la puerta de su negocio, dispuesta a entrar en un mundo repleto de gran diversidad de aroma y color. En todo este tiempo, el negocio se ha granjeado una clientela fiel a base de esfuerzo, buena atención y cercanía.




El negocio que nunca se marchita
La pequeña floristería Soportales 8 abrió sus puertas hace tres décadas a cargo de Nieves Fariña. Siete años después sería su hijo Juan Manuel Martínez Fariña, encargado hasta entonces de la venta de flores y plantas al por mayor, el que tomase las riendas del negocio familiar.
Pocas cosas han cambiado desde entonces, ni siquiera los precios, que han tratado de mantener a lo largo de los años, solo alterados por la aparición del euro. Tampoco el local, que sigue en el mismo lugar, ofreciendo lo mismo. A los de casi siempre. "Tenemos una clientela fiel a la que hay que saber tratar", explica Juan Manuel. Precios competitivos, flores frescas a diario, dar confianza al cliente y siempre tratarlo con cortesía son algunos de los pequeños detalles y secretos para mantener la longevidad de un negocio que cada día va en aumento. "Antes pasaban de largo en dirección a la plaza, ahora ya vienen aquí", afirma. 
Pero la tienda incrementa sus ventas en citas obligadas como el Día de la Madre, el Día de los Enamorados, el Pilar, el Carmen o mese como diciembre y agosto. Y auque el 60% de sus ventas van destinadas a la decoración del hogar, el Día de Difuntos es la época de mayor ajetreo, con cuatro jornadas de intenso trabajo. " En esta fecha la tienda cambia, saco todas las flores, pongo estanterías y esto se llena de centros", relata.
Y es allí, entre las flores más diversas y su embriagador aroma,  donde Juan Manuel ha aprendido a ser honrado, a escuchar y entender a sus clientes. Porque para él no existe diferencia entre la clientela y así se lo transmite a su hija Fátima, que desde hace cuatro años también se hace cargo de la tienda. "Desde el más importante al paisano más inocente, hay que tratar a todos por igual", revela. Aunque sí reconoce dar un trato más especial a los niños que acuden enviados por algún familiar o a los ancianos que le conceden su total confianza. "Nos quieren muchísimo", asegura con evidente gratitud. 
De los mayores es de los que mejores recuerdos guarda porque hay anécdotas de lo más diversas, momentos divertidos y bonitos a partes iguales, e incluso algunos le han dado auténticas lecciones de vida. Es el caso de un cliente de avanzada edad que, a pesar de estar cerca del centenar de años, sigue acudiendo cada 14 de febrero a por un ramo de rosas para su mujer. "Hay a hombres que les da vergüenza ir con flores por la calle, a este señor le ofreces tu ayuda y dice que él se basta", recuerda Juan Manuel, que asegura que con historias como esta, tras tantos años detrás del mostrador, tiene algo claro: "Que la realidad supera la ficción, siempre".


Este es el reportaje que hoy mismo sale en prensa: en el Diario de Pontevedra. 

Y también así es una forma de darnos a conocer aquí, a los que no nos conocéis en persona, hoy podréis ver nuestras caras...



FÁTIMA

Autora de este blog.
Con el título oficial de Florista, realizado en la Escuela Española de Arte Floral.
Atiende la floristería día a día y además es encargada de bodas y decoración.

JUAN

Con muchos años de experiencia, siempre trabajó en el mundo de las plantas y las flores.
Encargado de encontrar la mejor mercancía para nuestros clientes.
Especialista en jardinería y decoración de grandes espacios.




1 comentario:

zuzart zuzanna dijo...

Piękne, pozdrawiam całą florystyczną rodzinę.